0
2/11/2010 

La anemia es un síndrome muy complejo que puede tener origen en una gran variedad de factores. Muchas personas padecen anemia por largo tiempo y no logran revertir esta situación por no detectar cuál es su verdadera causa. La deficiencia de hierro representa un problema más amplio que la anemia, tanto por la cantidad de personas afectadas como por las consecuencias que trae aparejadas, especialmente en el embarazo y la primera infancia.

- Causas

La deficiencia de hierro motivada por carencias nutricionales es la principal causa de anemia en el mundo, en especial en los países en desarrollo.
Sin embargo, esta patología puede derivar de otras causas, entre las más frecuentes, pueden mencionarse las hemorragias, grandes pérdidas menstruales en las mujeres, las cirugías; suele estar inclusive asociada a otras enfermedades, como el cáncer, artritis reumatoidea e insuficiencia renal. Existen también anemias hereditarias.

Los síntomas y naturalmente el tratamiento están relacionados con esas causas.

Cualquiera de nosotros puede padecer anemia en algún momento de la vida; sin embargo, existen sectores más expuestos a desarrollar anemia por falta de hierro:

- Las mujeres en edad fértil debido a las pérdidas de sangre en las menstruaciones
- Las embarazadas, por el aumento de las demandas de sangre propias de ese estado.
- Los niños y los adolescentes debido a las etapas propias del crecimiento.
- Los ancianos por las dietas inadecuadas e insuficientes o por otras condiciones médicas. 

- Síntomas

Si bien en muchos casos puede no tener síntomas, con frecuencia éstos son: fatiga, falta de energía, frecuencia cardíaca aumentada, particularmente con el ejercicio; poca capacidad de concentración, baja eficiencia, dificultad para encontrar las palabras adecuadas y falta de memoria.

También se manifiesta a través de dolores de cabeza, mareos y calambres en las pantorrillas. Algunos pacientes sufren malestar abdominal y mala digestión.

Es importante destacar que en muchos casos estos síntomas aparecen en forma paulatina y progresiva, la persona se acostumbra a esta falta de energía, y no percibe que está enferma.

- Consecuencias a largo plazo

Cuando no es tratada durante un período prolongado puede afectar órganos vitales como el corazón y los riñones, así como también agravar otras enfermedades.

En los niños aún la anemia leve se asocia a retrasos en el crecimiento y el desarrollo mental y psicomotor.

En la embarazada la anemia severa puede afectar al niño, provocando insuficiente peso al nacer, partos prematuros e inclusive pérdida del embarazo. El importante causa de mortalidad y morbilidad materna e infantil.

- Diagnóstico

Se debe hacer un análisis de sangre. La determinación habitual es el hemograma, mediante el cual se establece la cantidad de glóbulos rojos, el nivel de hemoglobina, y el hematocrito. Se deberá incluir también la ferritina sérica, para conocer el nivel de los depósitos de hierro del organismo (de este modo se puede actuar en forma preventiva, evitando la anemia). Un estudio completo comprende también indicadores del transporte de hierro en el organismo, como la saturación de transferrina y la protoporfirina.

- Tratamiento

El tratamiento estará relacionado con la causa de la anemia: es preciso identificarla para dar con el tratamiento adecuado.

La anemia ferropénica se trata con una suplementación de hierro.
Su médico determinará la dosis y la duración del tratamiento. Este último aspecto tiene particular importancia, ya que la toma del medicamento debe prolongarse más allá del momento en que el nivel de hemoglobina se normaliza, para asegurarse que sus depósitos de hierro alcancen niveles aceptables. Esto es fundamental para que el tratamiento sea eficaz y usted sane realmente, evitando una recaída.

La terapia con suplemento de hierro sin asesoramiento médico-profesional no es recomendada, por lo tanto estos medicamentos no deben ser ingeridos sin prescripción y seguimiento médico. El exceso de hierro es nocivo para su organismo.
Consulte a su médico.

- CONTENIDOS RELACIONADOS

Anemia. Cuando el cansancio viaja en la sangre. 31/10/2016

 




print.gif  friend.gif