fobias_sexuales_tmb.jpg
19/10/2010 

Una fobia es un miedo excesivo, persistente e irracional. Un fóbico sexual es quien evita por completo el sexo o limita ciertas prácticas por temor, dolor u otras cuestiones que considera peligrosas. Hay quienes siquiera pueden hablar de sexo. El hecho de padecer una fobia sexual no significa que no haya atracción, impulso o deseo sexual. En estos casos, el miedo paraliza y quien sufre esta limitación se siente inhibido, bloqueado, incapacitado de concretar el acto. Muchos de los casos de eyaculación precoz, vaginismo o dispaurenia (dolor a la hora de practicar sexo) son consecuencia de este temor.

Las fobias alcanzan tanto a hombres como a mujeres. Las causas de estas fobias pueden ser múltiples, desde personas que no han tenido una adecuada educación sexual, llena de tabúes hasta quienes a corta edad presenciaron alguna escena sexual.

El número de personas que consultan por este trastorno ha crecido enormemente en los últimos años, así como también ha disminuido considerablemente la edad de quienes llegan al consultorio. Mientras que hace unos años atrás el promedio de pacientes rondaba los 30-40, hoy son los jóvenes de 20 los que piden ayuda.

Por suerte están quienes consultan. Muchos se enquistan en el silencio y el trauma sexual los condiciona de por vida. Así es como existen los "matrimonios no consumados" o quienes, por su aversión, pueden mantenerse vírgenes hasta la muerte. Muchos fóbicos sexuales no logran siquiera masturbarse.

Muchas mujeres tienen miedo a ser penetradas. Y ese pánico se extiende al punto tal que no se animan a consultar a un ginecólogo, ponerse un tampón o permitir el más mínimo roce con su vagina. Este temor al falo (falofobia) es muy común que surja por alguna relación con un hombre que las haya lastimado con su pene o tan sólo por haber escuchado quejas por el estilo. 

Están quienes no pueden tener contacto con mujeres bellas. En ellos crece la curva de ansiedad y exigencia. Sufrir de impotencia o eyaculación precoz sigue en la tabla de los clásicos masculinos de siempre.

- Las fobias sexuales:

Agrafobia:
miedo al abuso sexual

Erotofobia: miedo a hablar sobre cualquier tema erótico o sexual

Eurotofobia: miedo a los genitales femeninos

Falofobia: miedo al pene

Genofobia: miedo al sexo

Gimnofobia: miedo a la desnudez propia y ajena

Heterofobia: miedo al sexo opuesto

Homofobia: miedo a los homosexuales o a convertirse en homosexual

Itifalofobia: miedo a tener una erección

Medomalacufobia: pánico a perder la erección

Parafobia: miedo a la perversión sexual

Venustrafobia: fobia que tienen los hombres a las mujeres hermosas.  

Las técnicas clínicas y psicoterapéuticas son eficientes, junto, muchas veces, a ciertos psicofármacos que permiten abordar los episodios de fobia, los trastornos obsesivos y los eventuales ataques de pánico.

- Contenidos relacionados:  = Fobias.

 




print.gif  friend.gif