0
11/7/2010 

La enfermedad de Alzheimer es un desorden progresivo, degenerativo e irreversible del cerebro que causa la debilitación, la desorientación y una eventual muerte intelectual. Su nombre proviene de Aloís Alzheimer, un neurólogo alemán que en 1907 describió los síntomas que presentaba una mujer de 48 años como graves problemas de memoria así como las características neuropatologica de la enfermedad de Alzheimer. La enfermedad comienza insidiosa, con debilidad, dolores de cabeza, vértigos, e insomnio suave. Irritabilidad y pérdida severa de memoria. Los pacientes se quejan amargamente de sus síntomas. La enfermedad se asocia ocasionalmente a un ataque apopléjico repentino seguido por hemiplejia. La pérdida progresiva de memoria y de la mente aparece más adelante, con los cambios repentinos del humor, fluctuando entre el euforia suave y el hypchondriasis exagerado; la enfermedad conduce al estupor y al comportamiento infantil. Las características se diferencian de pacientes con parálisis general, por un patrón organizado del comportamiento y por la capacidad general del razonamiento. (Dr. Alois Alzheimer)

Afecta a 1 de cada 10 personas de más de 65 años y a casi la mitad de las mayores de 85 años. Este año habrá más de 35 millones de personas con demencia, según datos de la Alzheimer’s Disease International (ADI). Alrededor de 400.000 argentinos lo padecen.

Pero sus efectos, como sucede dramáticamente con cada epidemia, se sentirán de manera más aguda en los países de bajos y medianos ingresos con respecto a los países desarrollados: mientras que en 2010, el 57,7% de todas las personas con demencia se corresponde a los países de bajos y medianos ingresos, en 2050 la proporción se extenderá a un 70,5%.

La diferencia entre unos y otros tiene que ver con la capacidad de previsión . La falta de planes nacionales contra la enfermedad en muchos de los países deviene de la consideración errónea de que perder las funciones cognitivas es sinónimo de envejecimiento.

La enfermedad de Alzheimer no es parte del envejecimiento normal. Países como Australia, Francia, Corea y Reino Unido han desarrollado y están implementando planes contra esta enfermedad.

Nuestro país debe instaurar un Plan Nacional contra el Alzheimer que surja del trabajo conjunto de científicos, sanitaristas y gobernantes.

La demencia tiene un impacto físico, psicológico y económico, no sólo en la persona con la enfermedad, sino también sobre la familia de la persona afectada y los cuidadores no familiares, el sistema de salud y la sociedad en su conjunto.

- 10 signos de alarma

• Disminución de la memoria reciente, que afecta el desempeño en el trabajo.

• Dificultades en el desempeño de tareas familiares.

• Problemas con el lenguaje.

• Desorientación en tiempo y lugar.

• Pobre o disminuida capacidad de juicio.

• Problemas con el pensamiento abstracto.

• Extraviar las cosas o colocarlas en lugares erróneos.

• Cambios del ánimo o del comportamiento.

• Cambios en la personalidad.

• Disminución de la iniciativa.

Ante la presencia de estos indicadores, es importante realizar una consulta con un neurólogo experimentado en este tipo de problemas.

- El lugar de la familia en la EA

Cuidar a una persona con Alzheimer puede ser una experiencia intensa y muy significativa, así como también una tarea física y emocionalmente agotadora. Por este motivo, interpretar el grado de sobrecarga o estrés del familiar a cargo es fundamental.

Quien se dedica a atender a un individuo con esta patología, deja muy poco tiempo para su cuidado personal. Debido a la gran cantidad de cambios que se presentan, es habitual que la persona más cercana al asistido (sin importar el vínculo), se vea muy afectada por lo que está ocurriendo, por lo que es frecuente que experimente cansancio, ansiedad, irritación, enojo, depresión, aislamiento social o problemas de salud.

Por todo esto, se considera conveniente comenzar a trabajar “en red” con los especialistas intervinientes, procurando una mejor calidad de vida para todos los involucrados.

- Autonomía el mayor tiempo posible

La información sobre la enfermedad, su evolución, y el proceso de cuidados que requiere el paciente es una parte fundamental del tratamiento que permitirá a los familiares conocer a qué se enfrentan y establecer acciones de adaptación para planificar el futuro del cuidado del afectado. Se entiende que la estancia en el domicilio mejora la calidad de vida del sujeto demente respecto a la institucionalización.

La familia debe aprender a conocer y prestar una atención integral, evitándole riesgos, atendiéndole en las actividades de la vida diaria, estimulándole, organizando y adaptando a cada momento y circunstancia la forma de llevar a cabo esta atención.

- Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer puede considerarse principalmente un trastorno originado en una falla sináptica pero también es posible que los disparadores de la enfermedad sean algunos procesos del envejecimiento

- Mecanismos de la enfermedad

Más de 35 millones de personas en todo el mundo—5,5 millones en Estados Unidos—sufren la enfermedad de Alzheimer, un deterioro de la memoria y de otros dominios cognitivos que llevan a la muerte dentro de los 3 a 9 años posteriores al diagnóstico. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, la cual representa el 50 al 56% de las autopsias y las series clínicas.

La enfermedad de Alzheimer combinada con la enfermedad vascular intracerebral da cuenta de otro 13% a 17% de los casos.

El factor de riesgo principal para la enfermedad de Alzheimer es la edad. Su incidencia se duplica cada 5 años después de los 65 años, diagnosticándose 1.275 casos nuevos/año/100.000 personas mayores de 65 años. Sin embargo, los datos sobre personas centenarias muestran que la enfermedad de Alzheimer no es necesariamente el resultado del envejecimiento. La probabilidad de recibir el diagnóstico después de los 85 años es superior a uno de cada tres. No obstante, en Estados Unidos, a medida que el envejecimiento de la población aumente, la prevalencia alcanzará los 13,2 a 16 millones de casos hacia mediados del siglo.

En la enfermedad de Alzheimer se han detectado muchas lesiones moleculares, pero el tema emergente es que la acumulación de proteínas desdobladas en el cerebro envejecido provoca daños oxidativos e inflamatorios que a su vez conducen a un déficit de energía y disfunción sináptica.

- β-amiloide

Las características anatomopatológicas importantes de la enfermedad de Alzheimer son la presencia de placas cerebrales cargadas de péptidos β-amiloide (Aß) y neuritas distróficas en los campos terminales neocorticales, como así ovillos de neurofibrillas en las estructuras mediales del lóbulo temporal. También se observa la pérdida de neuronas y de materia blanca, angiopatía congofílica (amiloide), inflamación y daño oxidativo.

- Error en las sinapsis

La enfermedad de Alzheimer puede considerarse principalmente un trastorno originado en una falla sináptica. Las sinapsis del hipocampo comienzan a disminuir en los pacientes con deterioro cognitivo leve (un déficit cognitivo limitado suele preceder a la demencia) en quienes el perfil sináptico remanente muestra un aumento de tamaño compensatorio. En la enfermedad de Alzheimer leve se observa una reducción de casi el 25% de la proteína sinaptofisina en la vesícula presináptica. A medida que la enfermedad avanza se produce una pérdida desproporcionada de sinapsis con respecto a las neuronas, siendo esta pérdida la que más coincide con la demencia. El envejecimiento causa pérdida sináptica, lo que afecta particularmente a la región dentada del hipocampo.

En los cortes de cerebro de ratones portadores de placas de la enfermedad de Alzheimer a los que se ha aplicado el péptido Aß, la transmisión basal de los impulsos y la “potenciación a largo plazo”, un indicador experimental de la formación de la memoria en las sinapsis, están alterados. Luego de esta alteración se produce la inhibición de las moléculas de señalización más importantes para la memoria. La actividad sináptica se debilita por una reducción inducida de las corrientes de iones después de un estímulo de alta frecuencia. En el envejecimiento normal se produce un cambio similar en el equilibrio entre la potenciación y la depresión en las sinapsis. El Aß intraneuronal puede desencadenar estos déficits sinápticos, incluso precozmente.

- Tratamiento

El tratamiento a largo plazo con memantina es seguro, bien tolerado y mejora el desempeño cognitivo y funcional de los pacientes con enfermedad de Alzheimer moderada a grave.

El estudio (2007): Se incluyeron 1136 pacientes ambulatorios de 50 años o más con diagnóstico probable de enfermedad de Alzheimer. Al comienzo de la fase de extensión, los participantes estaban divididos en 2 grupos: uno recibía placebo y el otro, memantina. Los 264 pacientes que habían recibido placebo tenían una media de edad de 76.9 años, en su mayoría eran mujeres y fueron distribuidos en forma aleatoria para cumplir uno de 4 esquemas de titulación de la memantina. Los 296 pacientes que habían recibido memantina tenían una media de 76.3 años y la mayoría eran varones. Fueron distribuidos aleatoriamente para cumplir 1 de 2 esquemas de dosificación del fármaco.

Las características clínicas de los pacientes incluidos en la fase de extensión fueron similares respecto del peso, el puntaje en la Mini Mental State Examination y la duración de la demencia. Todos completaron 130 semanas de terapia de mantenimiento con 10 mg de memantina divididos en 2 tomas diarias. La eficacia a largo plazo se evaluó mediante la Severe Impairment Battery (SIB) y la Alzheimer’s Disease Cooperative Study Activities of Daily Living Scale de 19 tópicos (ADCS-ADL-19). Los resultados obtenidos en los pacientes tratados con memantina fueron comparados con los asociados con la administración de placebo y con modelos de deterioro cognitivo y funcional correspondientes a pacientes no tratados.

Resultados: Respecto de los pacientes que habían recibido placebo en la fase inicial del estudio, la titulación rápida durante 8 días de la memantina se asoció con una frecuencia superior de mareos y diarrea en comparación con la titulación tradicional de 22 días de duración. En cuanto al esquema de dosificación, la administración de 1 o 2 tomas diarias resultó similar. De acuerdo con lo observado al final de la fase de mantenimiento, los pacientes tratados con memantina desde el comienzo del estudio presentaron puntajes significativamente mejores en la SIB que los que recibieron placebo. Esto se observó en las semanas 28, 80 y 134. Respecto del resultado de la ADCS-ADL-19, los pacientes tratados con memantina también presentaron resultados significativamente superiores, que se verificaron en las semanas 80 y 134. Según refirieron los autores, los beneficios de la administración de memantina durante 3 años no se limitan a la esfera cognitiva, también incluyen el funcionamiento de los pacientes. En relación con la seguridad de la terapia de mantenimiento con memantina, no se identificaron riesgos inesperados durante los 3 años de tratamiento con 10 mg del fármaco. La aparición y el tipo de efectos adversos fueron similares durante los diferentes períodos de estudio. Los más frecuentes fueron las caídas, seguidas de agitación, heridas accidentales e infecciones urinarias.

-  OtrosTratamientos

Si se lograra demorar su aparición unos cinco años, se reduciría drásticamente el número de personas enfermas ya que, en el momento de su estadío avanzado, los pacientes estarían alcanzando su expectativa de vida. Es importante mantenerse mentalmente activos y prevenir factores de riesgo cardiovasculares, para disminuir las chances de padecer Alzheimer. El ejercicio mental es fundamental para conservar un cerebro saludable y algunas formas de lograrlo son mantenerse activo intelectualmente, llevar una vida social activa y dedicarle tiempo a actividades recreativas. En cuanto a la actividad física regular, tiene un claro beneficio en la salud y calidad de vida de las personas ante el Alzheimer. Estudios científicos han observado que caminar 30 minutos o más, cuatro o cinco veces por semana, es un factor protector para el cerebro, al igual que controlar la presión arterial, la diabetes y el evitar la obesidad y el fumar.

Las principales líneas farmacológicas actuales se dividen en moduladores glutamatérgicos, para las fases de moderadas a severas de la enfermedad, y los inhibidores de la colinesterasa (donepecilo, galantamina, rivastigmina), para las fases leves y moderadas. De manera complementaria, algunos estudios recientes sugieren que la estimulación cognitiva puede también tener beneficios en esta población.

Es importante señalar que, en virtud de la Ley Nacional de Discapacidad (Ley Nº 24.901), el Estado está obligado a proveer gratuitamente el 100% del tratamiento farmacológico para la enfermedad de Alzheimer. Lo que se precisa para obtener a este derecho es un diagnóstico hecho por un especialista, y concurrir al Servicio Nacional de Rehabilitación ó, en Capital Federal, se puede asistir al hospital Alvear.

- Objetivos de un Plan Nacional contra el Alzheimer

Retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer es un paso importante en la lucha contra la enfermedad. Si la aparición de la enfermedad de Alzheimer se pudiera retrasar cinco años, se reduciría drásticamente el número de personas enfermas ya que, en el momento de su estadio avanzado, los pacientes estarían alcanzando su expectativa de vida.

Se ha calculado que intervenciones capaces de producir un retraso modesto en la presentación de la enfermedad, por ejemplo un año, reduciría la prevalencia de la demencia 7% en 10 años y 9% en 30 años. Retrasar 5 años la aparición de los síntomas podría reducir la prevalencia 40% en 10 años y 50% en 30 años.

Éste deberá ser uno de los objetivos del Plan Nacional contra el Alzheimer y ser propuesto en las agendas de cumbres multilaterales de presidentes y ministros de la región para sumar esfuerzos y establecer estrategias comunes.

1- Una mayor comprensión del envejecimiento normal del cerebro es necesario antes de que podamos comprender plenamente las causas del envejecimiento patológico y el deterioro cognitivo.

2- Proteger las neuronas intactas es un objetivo más importante que reparar las neuronas ya dañadas.

3- Nuestras capacidades como sociedad deben estar dispuestas en atemperar las secuelas de la enfermedad en aquellas personas que ya la sufren y mitigar el crecimiento exponencial de la epidemia. Ese futuro depende de la inteligencia y la voluntad de este presente.

- ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Logran evitar la formación de las células generadoras del alzheimer. 29/8/2019

Una proteína, la esperanza para descubrir la cura contra el Alzheimer. 20/11/2016

Logran disminuir los casos de demencia previniendo el ataque cerebral. 14/1/2016

Cinco pasos para reducir a futuro el riesgo de Alzheimer. 29/7/2015

Las placas cerebrales relacionadas con el Alzheimer podrían aparecer décadas antes que los síntomas. 24/5/2015

Cuatro ideas para sacarle el máximo provecho a la memoria. 5/4/2015

Apuntan a una proteína que podría ser culpable del Alzheimer. 27/3/2015

Nuevo test detecta de forma preventiva el alzheimer. 18/3/2015

Tomar demasiados ansiolíticos puede aumentar el riesgo de alzhéimer. 11/9/2014

Estimular el cerebro con corrientes eléctricas no invasivas mejora la memoria a corto plazo. 2/9/2014

= Los hábitos saludables a temprana edad ayudan a prevenir el Alzheimer. 3/8/2014

Nuevo diagnóstico precoz y simplificado del Alzheimer. 3/7/2014

Sufrir diabetes e hipertensión puede conducir a la pérdida de células cerebrales. 22/3/2014

Alzheimer. Cumbre global para luchar contra las demencias. 13/12/2013

Un nuevo biomarcador para el diagnóstico precoz del Alzheimer. 19/8/2013

Leer y escribir hace que el cerebro se deteriore hasta un 48% menos. 10/7/2013

= Crean una prueba para detectar en la sangre el Alzheimer. 12/3/2013

= Una vacuna experimental evita el Alzheimer en ratones. 18/1/2013

= 'Me falla la memoria'. Cómo conservar un cerebro joven. 23/9/2012

= Vacuna prometedora contra Alzheimer. 9/6/2012

= Prevenir la demencia. EE.UU lanza un ambicioso y multimillonario ensayo del primer fármaco preventivo de Alzheimer en Colombia. 21/5/2012

= Científicos argentinos colaboran para crear un “PAP” del Alzheimer. 20/3/2012

= La dificultad para dormir puede causar problemas de memoria. 16/2/2012

= Comer mucho aumenta el riesgo de pérdida de memoria. 14/2/2012

Registran en EE.UU una vacuna contra el Alzheimer. 18/9/2011 

= Debaten impacto del envejecimeinto poblacional y categorizan la "cuarta edad" para las personas que superan los 80 años. 21/9/2011 

= Muchos temen al Alzheimer tanto como al cáncer. 24/7/2011 

= Método de detección de Alzheimer a través de los ojos. 1/6/2011 

El Alzheimer podría ser detectado 10 años antes con un 100% de certeza.

Un análisis de sangre para la detección del Alzheimer.




print.gif  friend.gif