0
18/1/2010 

- ¿Qué es Helicobacter Pylori?

Es un bacilo gram-negativo que infecta a más del 50% de la población mundial.

La presencia de H. Pylori está directamente relacionada con las enfermedades gastroduodenales.

Es el principal causante de gastritis crónicas inespecíficas, apareciendo prácticamente en el 100% de los casos. Aparece también en la gran mayoría de úlceras duodenales y en el 75% de úlceras gástricas. Se ha descrito asimismo su alta prevalencia en cáncer gástrico (Cáncer del estómago). 

La prevalencia de infección por H. Pylori varía notablemente de un país a otro. En países desarrollados el índice de infección en jóvenes es bajo, aunque aumenta con la edad. El porcentaje de infección oscila entre el 30 y el 40%.

Sin embargo, en países en vías de desarrollo la población infectada alcanza un porcentaje mayor en todas las edades.

En los países subdesarrollados la infección por H. Pylori es del 70 al 90%, debido a las comidas, la insalubridad del agua de los pozos, la falta de higiene, el contacto con animales, etc.

Lo más característico de la úlcera gastroduodenal es la aparición del dolor o de sensaciones incómodas en la región abdominal, que pueden presentar una o varias de las siguientes características:

- Sintomas

    • Dolor en la parte alta del abdomen (epigastrio) que aparece a los 30 a 60 minutos después de comer.
    • Dolor de aparición nocturna (cuando el estómago está vacío).
    • El dolor sordo que no se irradia.
    • Períodos de dolor de semanas, con periodos libres de síntomas.
    • Dolor al presionar en el epigastrio.
    • Otros síntomas consecuencia de los anteriores serían pérdida de peso, pérdida de apetito, distensión abdominal, eructos, náuseas o vómitos, aunque estos últimos son poco frecuentes.

Este dolor se puede asociar a pirosis o acidez en el esófago (detrás del esternón) ya que frecuentemente se asocia a un reflujo de los ácidos gástricos hacia el esófago, el cual puede resultar dañado por efecto de dicha acidez originando esofagitis.

- Diagnóstico

Pruebas simples de sangre, del aliento y los exámenes coprológicos pueden determinar si usted está infectado con H. pylori. Si tiene síntomas, el médico determinará si se le deben hacer estas pruebas de detección.

La forma más precisa de diagnosticar H. pylori es a través de una endoscopia digestiva alta del esófago, el estómago y el duodeno. Dado que este procedimiento es invasivo, generalmente sólo se hace en personas sospechosas de tener una úlcera o en alto riesgo de padecer úlceras u otras complicaciones por H. pylori, como cáncer del estómago.

- Tratamiento

Los pacientes con H. pylori que también tengan una úlcera son los que probablemente se beneficien más del tratamiento, mientras que los pacientes que sólo presenten acidez gástrica o reflujo de ácido y H. pylori tendrán menos probabilidad de tal beneficio. El tratamiento no funciona en todos los pacientes.

El tratamiento se debe realizar durante 10 a 14 días y los medicamentos pueden abarcar:

  • Dos antibióticos diferentes como claritromicina, amoxicilina, tetraciclina o metronidazol.
  • Inhibidores de la bomba de protones tales como omeprazol o lansoprazol.
  • Subsalicilato de bismuto, en algunos casos.

- ARTÍCULOS RELACIONADOS:

= Helicobacter pylori. La cepa más agresiva aumenta 5 veces el riesgo de cáncer gástrico.




print.gif  friend.gif