ia_mundial_lavado_de_manos_tmb.jpg
15/10/2020 

Es importante concientizar acerca de los beneficios de lavarse las manos con agua y jabón para mantenerse saludables. Es de vital importancia para prevenir el contagio de enfermedades. 


Ciudad de Buenos Aires (Argentina).- Este 15 de octubre se conmemora el "Día Mundial del Lavado de Manos", un hábito muy importante que en numerosas ocasiones es pasado por alto. Para concientizar sobre esta práctica desde el 2008 se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos con Agua y Jabón, para dar a conocer su importancia en países con pobres infraestructuras y servicios de salud y condiciones socioeconómicas desfavorables.
 
Este día es dedicado a incrementar el conocimiento de esta práctica efectiva y económica que puede prevenir enfermedades y salvar vidas.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la higiene de manos puede salvar vidas, evitan enfermedades como la influenza, neumonía, cólera, hepatitis, rotavirus, salmonela, la escherichia coli y bacterias que afectan el sistema digestivo (diarreas). Cada año, más de 3,5 millones de niños y niñas no llegan a celebrar sus 5 años de vida debido a la diarrea y a la enfermedad respiratoria aguda.
 
El correcto lavado de manos con agua y jabón evitaría cerca del 44% de las muertes causadas por enfermedades diarreicas y el 25% de las infecciones respiratorias agudas.
 
Se estima que solo una de cada cinco personas se lava las manos frecuentemente, adicionalmente un estudio arrojado por la American Society for Microbiology indica que solo 32% de las personas se lavan las manos después de estornudar, lo que permite una rápida proliferación de bacterias.
 
- Modo correcto de lavarse las manos
 
El lavado de manos apropiado requiere de jabón y sólo una pequeña cantidad de agua. Las manos húmedas se deben cubrir con jabón y frotar toda la superficie, incluidas las palmas, el dorso, las muñecas, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por lo menos durante 20 segundos. Luego, se deben enjuagar bien con agua segura y secarlas, ya sea con una toalla limpia o agitando las manos.
 
Una forma sencilla para que los niños puedan calcular los 20 segundos es encontrar una canción familiar que tome ese tiempo para cantarla; por ejemplo, cantar dos veces la canción del “feliz cumpleaños”.
 
- Los momentos clave para el lavado de manos 
  
Lavarse las manos solamente con agua no es suficiente.
Los momentos críticos son los siguientes: 
  
- Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar. 
- Antes de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios. 
- Luego de manipular carnes crudas a otros alimentos, estén o no cocidos. 
- Después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle los pañales al bebé. 
- Luego de haber tocado objetos “sucios”, como dinero, llaves, pasamanos, etc. 
- Cuando se llega a la casa de la calle, el trabajo, la escuela. 
- Antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas. 
- Después de haber estado en contacto con animales. 
 
- Recomendaciones para estar libres de gérmenes y evitar contagios 
 
El tiempo ideal: un buen lavado de manos dura aproximadamente 20 segundos.
 
No olvide los rincones: entre los dedos, alrededor de las uñas y hasta las muñecas para no dejar rastro de gérmenes.
 
Secar a toquecitos: eso evitará que la piel de nuestras manos sufra desgaste del lavado constante.
 
Un par de veces más: se recomienda lavarse las manos antes de comer, después de ir al baño y al llegar a casa. También es importante hacerlo después de tocar billetes, monedas, pasamanos y cualquier objeto manipulado por otras personas.
 
- Tips para instalar el hábito del lavado de manos en niños 
 
• Como en muchos temas de crianza, recordar las tres P: preparación, práctica y paciencia. 
• Aprendamos a sonreír ante las inevitables mojaduras e inundaciones. 
• Durante varios años, alentemos el hábito pero no lo esperemos, sigamos acompañando hasta que se instale. 
• Que se acostumbren a hacerlo todos los días y antes de cada comida, así dejaremos de luchar cada vez que lo intentamos. 
• Que nos vean hacerlo a nosotros y a sus hermanos mayores. 
• No nos enojemos cuando no lo hicieron, pero acompañemos de vuelta al baño para que no se acostumbren a "zafar". 
• Entremos también por otros sentidos: jabones con formas, colores y perfumes variados pueden resultar atractivos. 
• Investiguemos bien los por qué de este hábito: son muy convincentes!.Y así lograremos insistir sin rendirnos. 

Los profesionales de la salud resaltan que el lavado de manos mejora la calidad de vida de las personas, ya que es la manera más sencilla y económica de procurar el bienestar y la salud de toda la familia, especialmente la de los más pequeños del hogar. 

- Higiene de manos en personal de salud según OMS

El personal de salud debe lavarse las manos con agua y jabón antibacterial, en las siguientes ocasiones:

- Al inicio y término de la jornada laboral.
- Antes del contacto con el paciente.
- Antes de realizar una tarea limpia/aséptica.
- Después del riesgo de exposición a líquidos corporales.
- Después del contacto con el paciente.
- Después del contacto con el entorno del paciente.
- Antes de ingerir alimentos.
- Antes y después de ir al baño.
 
 



print.gif  friend.gif