implantes_mamarios_0_tmb.jpg
31/10/2019 

Esta semana la FDA anunció que los implantes mamarios contendrán avisos explícitos sobre los riesgos que conllevan.


New York (EEUU).- Las medidas no son obligatorias y, por el momento, tanto el público como la industria pueden opinar al respecto. Sin embargo, la iniciativa refleja el reconocimiento por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de que los implantes pueden causar graves daños a un público muy numeroso: cerca de 400.000 pacientes reciben implantes de senos en el país cada año y el 75% es por razones estéticas (de hecho, fue la cirugía estética más solicitada en 2018, de acuerdo con la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos).
 
Las autoridades sanitarias buscan que los implantes se acompañen de unos recuadros negros que alerten sobre el hecho de que no son de por vida; se han relacionado con una forma rara de cáncer y pueden ocasionar dolor articular y fatiga, entre otras complicaciones. 
 
La agencia ya vinculó en el pasado los implantes con un tipo inusual de cáncer que afecta al sistema inmunológico, y este verano, el fabricante Allergan retiró del mercado a petición de la FDA sus implantes mamarios texturizados ligados con el cáncer.
 
Las mujeres que padecen estas complicaciones creen que es un paso importante, pero destacan que es solo una recomendación. "Lo más importante es lo que ocurra a continuación”, dijo en declaraciones al The New York Times Diana Zuckerman, presidenta del Centro Nacional de Investigación en Salud en Washington, una organización que ha analizado estudios sobre implantes mamarios y ha asesorado a pacientes.
 
Zuckerman cree que los cirujanos deberían revisar la lista de control de riesgos con las pacientes potenciales antes de que paguen un depósito. “Si los implantes de senos pueden causar cáncer del sistema inmunológico, ¿acaso no es lógico que puedan provocar otros problemas en el sistema inmunitario?”, se preguntó.
 
La "enfermedad por implantes mamarios"
 
Miles de mujeres con implantes han informado de que desarrollaron enfermedades debilitantes como fuertes dolores musculares y articulares, debilidad, dificultades cognitivas y cansancio: una constelación de síntomas que algunos expertos llaman la “enfermedad por implantes mamarios”.
 
La organización de Zuckerman descubrió que la mayoría de los estudios sobre implantes mamarios fueron realizados por fabricantes o asociaciones de cirugía plástica y que no dieron seguimiento a los resultados a largo plazo, o perdieron tantas participantes en la etapa de seguimiento que los resultados no fueron significativos.
 
Los estudios se enfocaron en enfermedades bien definidas, explicó, por lo que ignoraron síntomas debilitantes a los que no se les podía asignar un diagnóstico específico, y la mayoría era demasiado pequeña como para identificar una enfermedad poco común.
 
Las autoridades de salud vincularon los implantes texturizados con el cáncer por primera vez en 2011. No es un cáncer de mama sino un linfoma que crece en el tejido cicatrizado alrededor de los senos. Crece lentamente y en general se trata con éxito tras el retiro quirúrgico de los implantes.
 
Estos implantes fueron retirados del mercado en Europa en diciembre de 2018 después que las autoridades sanitarias de Francia ordenaron la medida, y en mayo Canadá dio un paso similar. Las autoridades de Australia suspendieron las ventas de implantes de pecho texturados hechos por Allergan, Johnson and Johnson y otras empresas.
 
En sus recomendaciones anteriores, la FDA no sugiere eliminar estos productos de implantes mamarios a mujeres que no tengan síntomas como hinchazón o dolor en el área donde fue colocado el implante. La agencia recomienda monitorear y detectar cualquier cambio y en su caso hablar con su médico.
 
“Tomadas en su conjunto creemos que estas recomendaciones, cuando sean finales, resultarán en un mejor etiquetado de los implantes mamarios que ayudarán a los pacientes a entender mejor los beneficios y riesgos”, señaló la FDA en un comunicado emitido el miércoles.
 
La FDA creó esta sugerencia de advertencia en respuesta a las demandas de pacientes que testificaron el pasado mes de marzo sobre los problemas que desarrollaron a raíz de los implantes.
 
Muchas mujeres señalaron que desconocían que hubiera riesgos asociados con los implantes, y más de 70,000 firmaron una petición en la que demandaban a la FDA por la obligatoriedad de las advertencias.

En torno a un 20% de las mujeres con implantes han de recibir cirugía para su extirpación 8 o 10 años después debido a las complicaciones, de acuerdo con la FDA




print.gif  friend.gif