feliz_0_tmb.jpg
23/4/2014 

Por el Dr. Sergio Zimmer. 


El diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye en el término “felicidad” tres acepciones para el castellano: "Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien"; "Satisfacción, gusto, contento" (como ejemplo cita 'Las felicidades del mundo') y "Suerte feliz" ('Viajar con felicidad'). En cuanto a su definición hay tantas como personas en el mundo y aún así la felicidad continúa siendo uno de los conceptos más difíciles de alcanzar para la compleja mente humana. 
 
“Aprender a perdonarnos” podría ser el primer paso hacia ella y las técnicas para conseguirlo, las piezas que encuentran una a una su lugar en el rompecabezas de cada día. La mayoría de las personas saben reconocer la felicidad cuando la siente y apunta a la satisfacción con lo hecho, la coherencia entre pensamientos y actuaciones y ver felices a los seres queridos como principales pilares de esta felicidad. Para otros la felicidad es 'sentir el abrazo amigo de la vida'. 
 
Los resultados de estudios realizados por centros de psicología clínica destacan que para lograr la felicidad "quererse a uno mismo es lo más importante".
 
Pero los hombres valoran más "sentirse queridos por los demás" que "tener el control sobre sus vidas", en cambio las mujeres ponen más el acento en "quererse a sí mismas". En términos generales “las mujeres se exigen más aunque son también más capaces de hacer frente a las adversidades".
 
Otras clasificaciones sitúan a los empresarios y autónomos como los grupos profesionales donde hay un mayor nivel de felicidad y los que menos dicen sentirla son estudiantes y desempleados.
 
ØPasos para alcanzar la felicidad 
 
1. Saber perdonar. Sobre todo en lo que se refiere al pasado, ya que muchas personas no son conscientes de que las debilidades que sienten tienen su origen en los años anteriores
 
2. Asumir el presente. No sentirnos culpables de los males que aquejan a los seres queridos. Los padres tienen una gran influencia sobre la felicidad de sus hijos pero no son determinantes
 
3. Ser nuestros mejores amigos. Aprender a querernos y valorar nuestros esfuerzos más allá de los éxitos y confiar siempre en nuestra capacidad de recuperación
 
4. Valorar todo lo positivo que existe en nuestras vidas. Los pequeños placeres cotidianos. Disfrutar de las acciones más sencillas como ver, sonreír o una buena comida
 
5. Tomar consciencia. Poseemos todos los ingredientes para ser felices. Debemos asumir  que los pensamientos provocan las emociones y que somos capaces de gestionarlos en positivo. Aprender a perdonarnos y felicitarnos cuando acertamos
 
6. Perdonarnos. Porque esto nos permitirá liberarnos de la culpa y evitar que nuestras debilidades se conviertan en la fortaleza de quienes intentan manipularnos
 
7. Ser generosos. Las personas más generosas son las que dicen sentirse más felices
 
8. No dejar de luchar. No hay que perder la esperanza porque el ser humano es muy flexible
 
9. Pactar siempre que se pueda pero nunca ceder en lo esencial
 
Recuerde: Perdonarnos. Querernos más y mejor. No ser tan duros al juzgarnos. Y, por último, tomar las riendas de nuestra propia vida son las la mejor manera para iniciar el camino hacia una mayor felicidad.
 
Hasta nuestro próximo encuentro...
 
Dr. Sergio Zimmer
Director
Editorial Revista Proyecto Salud
Año 4 Nº 47 - Abril 2014 



print.gif  friend.gif