| Buenos Aires, República Argentina
 
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA

>>> Visitas de Ayer: 16007 ----->>> Jue. 16/1/20
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

A los 2 años le diagnosticaron autismo, ahora tiene 14 y lo comparan con Einstein.
19/5/2013

Jacob Barnett tiene fascinación por el Universo y está cursando Física cuántica. Sus profesores dicen que podría ganar un Nobel. Comenzó a dar clases a sus compañeros y a recibir un sueldo como investigador en Física Cuántica en la Universidad de Indiana. 

jacob_barnett_tmb.jpg

Londres (R. Unido).- Jacob era un bebé sonriente, de esos que se tientan de la risa y se hacen entender, aunque sea balbuceando. Pero un día, cuando ni siquiera había cumplido un año y medio, Jacob dejó de sonreír, dejó de comunicarse y comenzó a encerrarse en una burbuja incomprensible. Se quedaba en los rincones apilando libros o pasaba horas observando sombras en la alfombra. El diagnóstico dijo el resto: lo suyo era un trastorno del espectro autista llamado Síndrome de Asperger y era posible que nunca lograra ni atarse los cordones.

Pero su madre lo observó, registró todo eso con lo que se fascinaba y en vez de focalizar en lo que no podía, focalizó en la chispa que lo encendía. Ese bebé, resulta, tenía un coeficiente intelectual más alto que el de Einstein y ahora, a los 14 años, está cursando un doctorado en Física Cuántica.
 
Creen que si logra desentrañar la teoría que lo desvela, irá directo a un Premio Nobel.
 
Jacob Barnett pasaba horas en un rincón moviendo un palito frente a su cara, observando sombras o siguiendo las líneas de la funda escocesa de un sillón. Sólo eso.
 
Sus padres –ella docente de enfermería, él gerente en un negocio de telefonía– se desesperaron. Y Jacob empezó a hacer 60 horas semanales de terapia en el garaje de su casa: más de las horas de trabajo de muchos adultos. Pero fue cuando su madre lo dejó fluir que el escenario comenzó a cambiar. Jacob, con tres años, abandonaba la terapia, se aislaba y reproducía con palitos de chupetines una ciudad en la que había estado. Con 4 años, se sentaba en el asiento trasero del auto e indicaba a sus padres –por rutas, autopistas y atajos– el camino de una ciudad a otra. O reproducía un concierto de piano aunque jamás había estudiado piano. Muchos años después, a su madre le explicaron que, cuando su hijo volcaba la bolsa de cereales y se quedaba mirándolos, probablemente estaba comprendiendo el volumen de las cosas. Y que su primera gran pasión –el estudio del Universo–había nacido de los paseos de noche con ella: “No tenía idea de que las estrellas iban a ser el puente que lo devolvería al mundo”, dijo Kristine a la BBC.
 
A los 11 años, Jacob ya estaba en la universidad.
 
Fue uno de sus docentes, un prestigioso astrofísico, quien dio real dimensión a las ecuaciones que Jacob intentaba resolver sobre los vidrios: se trataba de una teoría que ningún físico había explorado y si lograba resolverla sería un gran candidato al Premio Nobel. Jacob comenzó a dar clases a sus compañeros mayores, a recibir un sueldo como investigador en Física Cuántica en la Universidad de Indiana –EE.UU– y su casa se convirtió en un laboratorio porque sus dos hermanos también son superdotados: uno estudia Astrobiología y es vicepresidente de Mensa (una asociación que agrupa a personas con alto coeficiente intelectual) y el otro ya estudia Introducción a la Matemática. Criarlos no parece sencillo: en distintas entrevistas su madre contó que Jacob se obsesiona tanto con sus teorías que olvida comer y dormir.
 
Pero Jacob no quería ser sólo una excepción y por eso inició una campaña en su perfil de Facebook llamada “Las caras del autismo”, para que cualquiera suba fotos de chicos autistas y el mundo vea hasta dónde pueden llegar: soy autista y soy gimnasta, soy autista y soy actor , dicen algunos posts. Su madre, mientras, escribió un libro que se llama “The Spark” (“La chispa”) y habla de eso: de las posibilidades que pueden aparecer cuando, en vez de forzar a un chico para que quepa un molde, aprendemos a ver su verdadero potencial.
 
 


print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
¿CÓMO TE SENTIS HOY?

* Felíz
* Triste
* Cansado
* Desanimado
* Enojado

Ver Resultados
"TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA"- Lic. Claudio Hunter Watts.

Revista Proyecto Salud

Relanzamiento
2015
Powered by Eurofull Mendoza