| Buenos Aires, República Argentina
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA
>>> Visitas de Ayer: 11883 ----->>> Dom. 21/12/14
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
REVISTA PROYECTO SALUD 54
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

Cuando el intestino no funciona bien.
11/11/2005


Síndrome del Intestino Irritable.

Una afección sobre la que se sabe muy poco. Muy frecuente.

Es un trastorno de la movilidad del el tubo digestivo, que puede afectar a todos sus niveles, causando grados variables de dolor abdominal, estreñimiento o diarrea y distensión abdominal después de comer.

El síndrome del intestino irritable puede afectar desde el colon hasta el esófago.

El síndrome del intestino irritable se caracteriza por las alteraciones de la movilidad intestinal; sin embargo, la estructura del intestino es normal.

Se calcula que en la Argentina lo padece el 16 por ciento de la población.

Si bien puede presentarse a cualquier edad, en general comienza a manifestarse ente los 20 y 29 años alcanzando su pico máximo entre los 45 y 55.

Ocurre más frecuentemente en mujeres sintiéndose especialmente molestas aquellas que lo padecen en los días posteriores al período menstrual.

Representa una causa muy importante de morbilidad (de la posibilidad de enfermar) y ausentismo laboral (ausencia en el trabajo).


FACTORES PREDISPONENTES

Estrés emocional. Depresión.
Una alimentación baja en fibra.
El estrés emocional.
El uso de laxantes.
La inflamación intestinal o gastroenteritis ocasionada por un alimento en mal estado.
No alimentarse lo suficiente.
Ingerir comidas demasiado abundantes.

SÍNTOMAS.

El síndrome es un conjunto de síntomas crónicos y/o recidivantes (es decir, que vuelven a aparecer) en los que predominan las alteraciones del hábito intestinal y dolor abdominal, pero que comprende también:

- Dispepsia: Digestión difícil, laboriosa y con síntomas asociados

- Flatulencia: Distensión del estómago e intestinos por la presencia de aire o gases

- Disfagia: Dificultad para tragar

- Distensión abdominal después de comer.

- Dolor abdominal después de comer, se alivia al evacuar.

- Alteración del ritmo de deposiciones: Predomina el estreñimiento con heces caprinas y mucosidad, sin sangre salvo en pacientes con hemorroides. A veces surgen brotes diarreicos.

- Náuseas, vómitos.

- Alteraciones emocionales, depresión.

Esta afección que, también puede presentarse sin dolor abdominal, depende estrictamente del sistema nervioso, razón por la cual, aún teniendo un intestino sano, los pacientes manifiestan anormalidades cuando atraviesan períodos de tensión o estrés emocional.

DIAGNÓSTICO.

Es fundamental para su diagnóstico descartar que haya otras enfermedades digestivas que puedan provocar síntomas similares.

El interrogatorio al paciente es de fundamental importancia.

El examen físico y los tests practicados (tacto rectal, rectoscopia, colonoscopia, estudios de laboratorio, estudios de las heces) no revelarán ninguna anormalidad.

Si los síntomas apenas comienzan, el especialista puede realizar pruebas de sangre, exámenes de orina y heces, una ecografía abdominal o una colonoscopia (procedimiento que permite ver la longitud del intestino grueso y ayuda a identificar crecimientos anormales, tejido inflamado, úlceras y hemorragias) para asegurarse que las molestias correspondan a la afección en cuestión y darle inicio al tratamiento que consiste básicamente en procurar el alivio de los dolores.

Aunque el médico diagnostique este síndrome, ello no debe impedir que mantenga sus sospechas de posibles enfermedades intercurrentes.

TRATAMIENTO.

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas.

Los cambios en la dieta pueden ayudar a pacientes con estreñimiento, aunque no hay una dieta aplicable a todos.

Las medidas más prácticas son una alimentación rica en fibra, ejercicio físico regular y otras medidas para disminuir el stress emocional, y en algunos casos, fármacos antiespasmódicos, antidiarreicos, enzimáticos (ayudan a digerir mejor las comidas).

El síndrome del intestino irritable puede ser una alteración de muy larga evolución —incluso de por vida—, pero en general se alivia sin problemas con el tratamiento.

No tiene complicaciones mayores.


Puede ser útil eliminar los alimentos que contienen:

Fructosa (presente en la fruta)
Sorbitol (especialmente los refrescos)
Bebidas gaseosas
Lactosa (presente en la leche y lácteos)
Cafeína o el tradicional mate.
Alimentos ricos en grasas.


¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONSUMIR FIBRA?
Porque la fibra ayuda al metabolismo.
Hay dos tipos diferentes: La soluble y la indisoluble.

La soluble que, como su nombre lo indica, se disuelve en líquido y es muy útil para evitar la diarrea y también la constipación. Su tarea fundamental es regular la actividad del intestino. se hidratan y forman sustancias viscosas, como si fueran geles. Disminuyen el colesterol sanguíneo y hacen más lenta la evacuación del contenido estomacal, por lo que retardan la elevación de glucosa en sangre, con el consecuente beneficio para los diabéticos. Las encontramos en brócoli, berenjenas, ciruelas, coliflor, repollo, arvejas, porotos, garbanzos, chauchas, higos, lechuga, maíz, manzana, banana y salvado de avena.

La indisoluble, por su parte, se encuentra en frutas, vegetales y cereales como el salvado o la avena. Permanecen esencialmente sin cambio durante la digestión; son benéficas para la función del colon porque aumentan el volumen de la materia fecal y aceleran el vaciamiento del mismo.

Las frutas y verduras tienen, por lo tanto, ambos tipos de fibra, distribuidos en la cáscara y en el interior de las mismas.

Además de la fibra, también se recomienda incorporar a la dieta carnes, lácteos, pan, hortalizas, mermeladas, azúcares, condimentos, jugos de fruta e infusiones como el té de manzanilla o boldo.


CONSEJOS.

1- Alimentación variada procurando ingerir seis comidas pequeñas al día, tomar líquidos en abundancia, evitar los laxantes y finalmente procurar eliminar las situaciones estresantes.

2- Pese a ser muy frecuente, la mayoría de la gente que padece este trastorno, no sólo desconoce su condición, sino que no recurre al especialista para iniciar el tratamiento adecuado.

3- En el momento que observe la presencia de alguno de los síntomas anteriormente mencionados de forma aislada o combinada, consulte inmediatamente con su médico.

4- La curación de la enfermedad en términos estricto rara vez se consigue. Sin embargo, se intenta que estos trastornos se tornen tolerables e interfieran poco con la vida del paciente. Para ello, haga estricto caso de las indicaciones de su médico de confianza.


Dr. Sergio Zimmer - Médico – Periodista y Docente Universitario.
Conductor de “Proyecto Salud”.-
Columnista de Agencia Comunas - Publicado el 11 de Noviembre de 2005.
www.agenciacomunas.com.ar



print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
¿COMO PIENSA PASAR LAS FIESTAS?

*Las festejo con todo
*Festejo más que nada por mi familia
*Me da lo mismo, no tengo muchas ganas
*No festejo

Ver Resultados
"CÁNCER DE PIEL"- Entrevista a Dr. Martín Moreno y Lic. Johanna Dugatkin.

Revista Proyecto Salud

Noviembre
2014
Powered by Eurofull