| Buenos Aires, República Argentina
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA
>>> Visitas de Ayer: 14357 ----->>> Sab. 19/4/14
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
REVISTA PROYECTO SALUD 47
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

Costa atlántica. Mar de las Pampas.
4/11/2008

La propuesta en la costa. Médanos, bosque, amplias playas y buena gastronomía.
mar_pampas_tmb.jpg

Turismo Argentina.

Si no fuera por el mar tan cercano, casi se podría jurar que éste es el corazón del Sahara: médanos por aquí, arenas hasta donde alcanza la vista, y apenas unas huellas de vehículos que circularon poco antes. El primer signo de "civilización" surge ya casi llegando al Faro Querandí, unos 17 km al sur de Mar de las Pampas, en la costa atlántica de la provincia de Buenos Aires. La inabarcable vista de la playa, el mar y el bosque desde su mirador, a 54 metros de altura, justifican el esfuerzo de trepar los 276 escalones que se van enroscando entre paredes blancas cada vez más angostas, como si uno suibiera dentro de un cucurucho invertido.

La excursión al Faro Querandí es una de las actividades más que recomendables que se practican en Mar de las Pampas, junto con el divertido sandboard -como el snowboard, pero en la arena- y las cabalgatas, tanto de día como de noche, por la playa y el bosque.

Pero la acción no es el eje central de esta pequeña aldea casi de cuento de hadas, ubicada 7 kilómetros al sur de Villa Gesell. Ya en la entrada desde la ruta interbalnearia 11, un rústico cartel de madera anuncia el lema por el que se rige la villa: "Ciudad sin prisa", dice, e inmediatamente otro refuerza el concepto: "Velocidad máxima, 30 km/h".

- Todo a su tiempo

Mar de las Pampas ha ido creciendo -y creció mucho en los últimos años- al amparo del concepto de "ciudad lenta", adherida al movimiento internacional de slow cities, y amiga del medio ambiente: aquí las serpenteantes calles son de arena y ni se piensa en el asfalto, la iluminación busca no interrumpir la vista de los cielos estrellados y las construcciones se preocupan por no dañar el bosque, en tanto los altos médanos costeros se cuidan como si fueran el último refugio sobre la Tierra.

Sobre todo esto nos cuenta Mónica García, guía del Museo Histórico Municipal y de la Reserva Forestal de Villa Gesell, mientras caminamos entre el denso bosque que ostenta la villa, producto del esfuerzo visionario de tres pioneros, que comenzaron en la década de 1950 un duro trabajo de fijación de los médanos, para luego sembrar semillas -y esperanzas- sobre la arena. Con los años crecieron, altísimos, los pinos -predominan las variedades marítimo, insigne y eliotis- y los eucaliptos, pero también otras especies muy vistosas, como olivos de bohemia, acacias, cedros azules o cortaderas. La reglamentación de la localidad limita la tala de especies y protege el medio ambiente; por ello el 70% de la superficie de la villa está constituido por bosques, senderos y espacios verdes.

Esta rica variedad se puede apreciar en el Circuito Botánico, una tranquila caminata de las que propone el lugar, que trata de evitar los cuatriciclos y las 4x4 sobre el bosque y la playa, aunque algunos se ven de tanto en tanto. Ante la ausencia de una legislación que los prohíba, los "cuatricicleros" reciben una "condena social" como repudio. Queda claro: ni los ruidos ni la velocidad son bienvenidos aquí.

Esta característica de "ciudad lenta" también negó la instalación de una antena de celulares en la zona urbana -la más cercana se ubicó a la vera de la ruta, unos kilómetros al sur-, y por eso la señal suele ser débil e intermitente. No es un obstáculo, claro, sino una ventaja: la idea es desenchufarse.

Desenchufarse, por ejemplo, deambulando por el cálido paseo de compras "Aldea Hippie", donde la mayor atracción son las artesanías -de ropa a alfajores, de utensilios de vidrio a duendes en miniatura-, entre locales y senderos de madera. O para disfrutar de un buen plato en la amplia gama de restaurantes que ofrece el lugar, basados en la cocina casera y muy fresca. Desde los exquisitos toques gourmet de Casa del Sol a las pizzas de Nativa o las pastas, también caseras, del Refugio Ona.

Con una población estable de casi 400 habitantes, Mar de las Pampas dispone de 3.600 plazas de alojamiento, en unos 100 establecimientos hoteleros divididos entre aparts, posadas, hosterías y complejos de cabañas. Todos ofrecen atención personalizada y se ubican en medio del bosque y muy cerca de la playa, y muchos de ellos cuentan además con piscina climatizada y spa, para asegurar el tan buscado y merecido relax, con los pies en la arena tibia, el canto de los pájaros y el rumor de las olas cercanas.


print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
CONSIDERA QUE ESTA ESTRESADA(O) CUANDO:

*Tiene dificultad para concentrarte
*Presenta insomnio o alteraciones digestivas
*Aumenta su consumo de café, alcohol o fármacos
*Tiene conflictos en su trabajo u hogar

Ver Resultados
“TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA”. Lic. Claudio Hunter Watts
<

Revista Proyecto Salud

abril
2014
Powered by Eurofull