| Buenos Aires, República Argentina
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA
>>> Visitas de Ayer: 11883 ----->>> Dom. 21/12/14
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
REVISTA PROYECTO SALUD 54
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

Córdoba. Mar Chiquita: Paisajes, laguna y baños termales.
5/3/2007


ARGENTINA. Mar Chiquita, Provincia de Cordoba.
La laguna y la llanura.

Mar Chiquita es una Reserva de flora y fauna poco conocida.
Atrae por su paisaje reparador y sus baños termales.

Poco explorada por el turismo, a 730 km de Buenos Aires, Miramar es la puerta de entrada a la región de la laguna Mar Chiquita, al noreste de Córdoba, donde una enorme y rica reserva natural conserva una asombrosa variedad de ambientes: humedales, costas altas y bajas y llanura. Además, la zona concentra alrededor del 25% de las especies de aves del país, entre bosques, lagunas y bañados. Y para los amantes de los baños especiales, están las termas más antiguas de la Argentina, que ofrecen las propiedades terapéuticas del agua salada y del fango.

Ubicada entre las regiones chaqueña y pampeana, la laguna de Mar Chiquita o Mar de Ansenuza (como se la llamaba cuando habitaban la zona los aborígenes salavirones) es una afloración del acuífero guaraní, la mayor superficie lacustre de la Argentina y uno de los más grandes lagos salados del mundo. Tiene una antigüedad de unos 30 mil años y ocupa unos 6 mil km cuadrados, con una planicie inundable y los Bañados del río Dulce, que se extienden hacia el norte y abarcan 10 mil km cuadrados. En la planicie deprimida confluyen los ríos Suquía, Xanáes y Petri o Dulce, que baja desde Santiago del Estero y forma un amplio valle de inundación; allí hay isletas, riachos y bañados. La vegetación es similar a la del bosque chaqueño oriental: es común caminar entre frondosos chañares, quebrachos e isletas de palmeras.

El borde de los Altos del Chipión o Cuesta de Morteros, resulta un hermoso dique natural en la parte este de la laguna; también es zona elevada la costa sudeste, en las Barrancas de Saladillo. Son bajas y poco precisas las costas en el norte y el oeste. Las sales predominantes en estas aguas —visitadas durante muchos años por turistas alemanes e italianos, por sus propiedades curativas— son el cloruro de sodio, y los sulfatos de sodio, calcio y magnesio. Y, a pesar de que el agua de la laguna es más salada que la oceánica, el pejerrey es su habitante más habitual (aunque también se hallan dorados, provenientes del Río Dulce). La zona es especial para los safaris fotográficos, ya que conviven unas 350 especies de aves. Es todo un espectáculo observar dominar el cielo a grandes bandadas de flamencos rosados, pero también se encuentran patos de todo tipo, garzas, gallaretas, loros y aves migradoras como el impactante halcón peregrino, que llega desde Alaska. Es posible también apreciar a las graciosas nutrias y, en ocasiones, a algún yacaré.

- Los primeros pasos.

Por estar ubicada en plena llanura cordobesa, a fines del siglo XIX la zona vivía de la explotación agrícola y ganadera. A principios del siglo XX, el acceso al área era dificultoso: mandaban los bañados y los pantanos. Luego, la canalización del río Xanáes permitió el trazado de caminos, el tendido de electricidad y la llegada del ferrocarril. Los primeros turistas, que se hospedaban en haciendas, venían atraídos por las propiedades curativas de la laguna, que sirven sobre todo para aliviar enfermedades reumáticas. Años más tarde, las primeras construcciones dieron origen al pueblo de Miramar.

En la década del 70 —ya todo un destino turístico—, Miramar llegó a contar con más de 100 hoteles (casi 4 mil plazas), entre los cuales se contaban establecimientos de alta calidad. Pero en 1977 ocurrió una catástrofe natural: a causa de una gran inundación, 120 mil metros cubiertos de edificación (y el 90% de la infraestructura turística) quedaron bajo las aguas. La recuperación llevó años, pero Miramar volvió a estar a la altura de su mejor época. Hoy, el Mar de Ansenuza es Reserva Natural Provincial.

Además de los múltiples deportes náuticos que se pueden desarrollar en la laguna, en Miramar hay de todo. Un lujo, de estilo, es recomendable visitar el antiguo Gran Hotel Viena. También es interesante el Museo de la Región de Ansenuza, con objetos hallados en la laguna. En la ruta de acceso al pueblo vale la pena detenerse un rato en el observatorio de aves, un sitio especial para obtener buenas fotografías. Y para los amantes del juego, el casino está sobre la ruta 3.

En cuanto a las actividades que suelen organizarse en verano, se destacan un encuentro de motoqueros al borde de la laguna a fines de febrero y un desafío de rafting en el río Xanáes, el primer fin de semana de marzo.

Aquí, en fin, hay todo un mundo por descubrir. Y cuando un sol imperial baje sobre las aguas, al crepúsculo, valdrá la pena estar ahí, en ese extraño y bello escenario oceánico en medio de la llanura cordobesa.

Informes:
En Buenos Aires, Casa de Córdoba: Callao 332, 4372-2725/2602.
En Córdoba (03563) 493-085.
www.miramar.gov.ar



print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
¿COMO PIENSA PASAR LAS FIESTAS?

*Las festejo con todo
*Festejo más que nada por mi familia
*Me da lo mismo, no tengo muchas ganas
*No festejo

Ver Resultados
"CÁNCER DE PIEL"- Entrevista a Dr. Martín Moreno y Lic. Johanna Dugatkin.

Revista Proyecto Salud

Noviembre
2014
Powered by Eurofull