| Buenos Aires, República Argentina
 
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA

>>> Visitas de Ayer: 15885 ----->>> Vie. 16/8/19
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

Conocer el contenido calórico modifica las elecciones de comida.
7/1/2019

No solo hace que los alimentos sean menos apetitosos, sino que también parece cambiar la forma en que el cerebro responde a los alimentos. 

etiqueta_leer_tmb.jpg

New Haven, Connecticut, (EEUU).- De acuerdo con un estudio dirigido por Dartmouth publicado en "PLOS ONE", ver imágenes de alimentos con información sobre calorías no solo hace que los alimentos sean menos apetitosos, sino que también parece cambiar la forma en que el cerebro responde a los alimentos.
 
Cuando aparecieron imágenes de alimentos con el contenido de calorías, el cerebro mostró una activación disminuida del sistema de recompensa y una activación incrementada en el sistema de control.
 
Los alimentos que de otra manera se sentirían inclinados a comer se volvieron menos deseables una vez que se mostró el contenido de calorías.
 
El estudio es el primero de su tipo en examinar cómo el cerebro realiza elecciones de alimentos cuando se presenta información de calorías.
 
Los resultados son oportunos dado que a principios de este año, ciertos establecimientos de cadenas de alimentos debían cumplir con la ley de etiquetado de menús de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. que exige la divulgación de información sobre calorías en los menús y tableros de menús. Además, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la obesidad afectó a casi el 40% de los adultos estadounidenses en 2015-16.
 
"Nuestros hallazgos sugieren que el etiquetado de calorías puede alterar las respuestas en el sistema de recompensa del cerebro al considerar las opciones de alimentos. Además, creemos que las intervenciones nutricionales probablemente sean más exitosas si tienen en cuenta la motivación del consumidor", dice el primer autor Andrea Courtney, quien era un estudiante graduado en el departamento de ciencias psicológicas y cerebrales en Dartmouth en el momento del estudio y actualmente es un estudiante postdoctoral en el Stanford Social Neuroscience Lab en la Universidad de Stanford.
 
Para el estudio realizado en Dartmouth, 42 estudiantes de pregrado (de 18 a 22 años) vieron 180 imágenes de alimentos sin información de calorías seguidas de imágenes con información de calorías y se les pidió que calificaran su deseo de comerlos mientras se encontraban en un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI). Las imágenes se obtuvieron de la base de datos de fotos de alimentos o de sitios populares de restaurantes de comida rápida que publican información sobre calorías.
 
Las 22 personas que hicieron dieta y las 20 personas que no hicieron dieta vieron el mismo conjunto de imágenes, incluidos alimentos como una hamburguesa con queso, una porción de papas fritas o una rebanada de pastel de queso con cerezas. En una escala del 1 al 4 (1 = nada, 4 = mucho), indicaron la probabilidad de que fueran a comer la comida en el comedor.
 
Si bien las personas que hacen dieta y las que no hacen dieta calificaron los alimentos etiquetados con calorías como menos apetitosos, este efecto fue más fuerte entre las personas que hacen dieta.
 
Además, los investigadores analizaron las respuestas en dos regiones del cerebro que motivan el comportamiento alimentario: el núcleo accumbens (NAcc) y la corteza orbitofrontal (OFC). Aunque todos los participantes mostraron una disminución en la activación en estas áreas cuando la información de calorías estaba presente, las personas que hacían dieta mostraron patrones de activación más similares en la OFC izquierda para alimentos etiquetados en calorías y sin etiquetar.
 
Este hallazgo sugiere que las personas que hacen dieta pueden considerar la información de calorías incluso cuando no está presente explícitamente y se basan en investigaciones anteriores que sugieren que la presencia de señales de salud puede llevar a decisiones alimentarias más saludables.

"Para motivar a las personas a elegir alimentos más saludables, se necesitan cambios en las políticas que incorporen no solo información nutricional, incluido el contenido de calorías, sino también un componente de educación pública, que refuerza los beneficios a largo plazo de una dieta saludable", agregó el autor principal Kristina Rapuano, quien era una estudiante graduada en el departamento de ciencias psicológicas y cerebrales en Dartmouth en el momento del estudio y actualmente es estudiante postdoctoral en Fundamentals of Adolescent Brain Lab en la Universidad de Yale


print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
¿CÓMO TE SENTIS HOY?

* Felíz
* Triste
* Cansado
* Desanimado
* Enojado

Ver Resultados
"TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA"- Lic. Claudio Hunter Watts.

Revista Proyecto Salud

Relanzamiento
2015
Powered by Eurofull Mendoza