| Buenos Aires, República Argentina
 
: : INFORMACIÓN SERIA Y RESPONSABLE PARA EL MEJOR CUIDADO DE SU SALUD Y LA DE SU FAMILIA

>>> Visitas de Ayer: 17362 ----->>> Jue. 3/12/20
titulo-mas-secciones.jpg
Emergencias-Servicios
Frases Reflexivas
La Sonrisa es Salud
Mundo Animal
Noticias Insólitas
Reuniones Científicas
Tecnosalud
Tendencias
Turismo Salud
Links recomendados
Publicidad
Galería de fotos
PROYECTO SALUD TV
Invitados al programa de TV
REVISTA PROYECTO SALUD
Suscríbase al Newsletter
E-mail:

Suscribir
Desuscribir
Ediciones anteriores
Noticias del dia:
  alm
novedades-medicas.jpg
publicite-lateral.gif
publicite-lateral.gif

La pobreza reduce el cerebro desde el nacimiento.
10/4/2015

Según estudio científico realizado en EE.UU los chicos más humildes tienen ese órgano hasta un 6% más pequeño que los de clase alta. Se analizaron 1.099 cerebros.

pobreza_ninos_0_tmb.jpg

Nueva York (EEUU).- La pobreza y la exclusión social provocan estrés, mala alimentación y depresión. Todo esto ataca a la salud física y mental de las personas que padecen estas circunstancias, pero no sólo eso. El ambiente que deriva de un estado de pobreza puede ejercer un impacto negativo sobre las capacidades intelectuales de los chicos. Los hijos de familias desfavorecidas tienen cerebros hasta un 6% más pequeños que aquellos que viven en núcleos de clase alta.
 
Así lo demuestra un estudio dirigido por las neurocientíficas Kimberly Noble, de la Universidad de Columbia (Nueva York) y Elizabeth Sowell, del Hospital de Niños de Los Angeles (California), que pretende entender las causas biológicas que se esconden detrás de esta realidad. Para ello analizaron 1.099 cerebros de personas de entre 3 y 20 años, de familias que ganaban entre menos de 4.500 y más de 273.000 anuales. Para ello, y teniendo en cuenta que en los Estados Unidos las familias más pobres proceden de grupos étnicos minoritarios, establecieron una pauta genética para cada individuo. Así, los efectos producidos por la pobreza no se entremezclarían con las características étnicas.
 
El análisis, realizado mediante resonancia magnética, se focalizó en la superficie cortical del cerebro, que es donde se dan lugar actividades cognitivas como el desarrollo del lenguaje, la memoria o la imaginación. Estudios previos han demostrado que esta parte va aumentando su tamaño durante la infancia y la adolescencia a medida que el cerebro se desarrolla. “Por lo tanto, se muestra como un buen indicador de las capacidades intelectuales”, explica a Big Vang Suzanne Houston, una de las autoras del estudio.
 
El desarrollo de esta parte del cerebro viene determinado, en gran medida, por las experiencias o circunstancias vitales. “Una mala educación, falta de estímulo o acompañamiento en el aprendizaje, o un contexto desagradable como un ambiente estresado y una alimentación desequilibrada, son factores que sin duda tienen que ver con la pobreza y coartan el desarrollo cerebral”, comenta Natalie Brito, otra de las investigadoras del equipo“Está claro que la alimentación es clave para el cerebro”. En relación a esto, el trabajo demuestra que las habilidades intelectuales están estrechamente ligadas con factores socioeconómicos. Una diferencia de pocos miles de dólares entre las familias de rentas más bajas cambian las condiciones de vida de los niños, por lo que se producen incrementos significativos en las capacidades cognitivas, como un mejor uso del lenguaje y una toma de decisiones más rápida. Pero la misma diferencia de renta, en familias de clase alta no genera proporcionalmente las mismas mejoras.
 
El estudio, publicado el 30 de marzo en "Nature Neuroscience", contempla que la epigenética -la modificación del ADN causada por factores ambientales- también puede ser un factor a tener en cuenta. El estrés o la depresión coartan un buen desarrollo intelectual y podrían ser transmitidos de generación en generación. Aun así, Houston reitera la importancia de remarcar que esta situación puede ser reversible: “La plasticidad del cerebro nos hace pensar que, a través de un incremento de la atención a los niños o mejoras en la alimentación, se pueden reducir o eliminar las diferencias cerebrales”

En este sentido, el trabajo acaba resaltando la importancia política que pueden llegar a tener estos datos. “Como científicos y como parte de la sociedad, investigamos cómo mejorar la situación de estas familias en ambientes desfavorecidos”, asegura Brito. En esta línea, Houston espera que el estudio sirva de base empírica para la creación de medidas y reformas antipobreza que mejoren la situación de los niños. “Algo tan simple como disminuir el estrés, puede crear una gran diferencia”


print.gif friend.gif


Escribir un comentario

  
dr._sergio_zimmer.jpg
Encuesta:
TRAS EL ANUNCIO DEL GOBIERNO DE EXTENDER LA CUARENTENA, COMO TE SENTÍS?

Indiferente
Tranquilo
Angustiado
Enojado

Ver Resultados
"TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA"- Lic. Claudio Hunter Watts.

Revista Proyecto Salud

Relanzamiento
2015
Powered by Eurofull Mendoza